Saturday, August 12, 2017

¿El New Israel Fund una "Ong neutral"? ¿Acaso me quieren tomar el pelo? Por favor, no me hagan reír - Shlomo Puterkovsky - Ynet



Mickey Gitzin, el nuevo director ejecutivo del New Israel Fund (NIF) se ha ofendido. Leyó el mensaje de Facebook escrito por el hijo del primer ministro (Yair Netanyahu) contra el Proyecto 61, en el que mencionaba al "The Israel Destruction Fund" (El Fondo para la Destrucción de Israel), y se sintió herido por el comentario.

Los creadores del proyecto, miembros de una ONG llamada Molad, tuvieron más clase. En una carta enviada a Netanyahu Jr. a través de su abogado, actuaron como si no entendieran de qué se trataba. "¿El Fondo para la Destrucción de Israel"? ¿Existe tal cosa?

Pero resulta que Gitzin no es tan sensato y prudente. Entendió exactamente de lo que se trataba y decidió responder en un artículo de opinión titulado “Las ONG de izquierda trabajan para todos los ciudadanos israelíes”. En el artículo, Gitzin presumía de una serie de actividades llevadas a cabo por las organizaciones apoyadas y financiadas por el NIF, en un intento de demostrar que su organización contribuye a todos los ciudadanos israelíes, independientemente de sus opiniones y puntos de vista.

Bien, Yair Netanyahu no es exactamente la Madre Teresa y el post que publicó no fue un ejemplo de buen gusto. La frase "El Fondo de Destrucción de Israel" también es un poco exagerada. Debería haber sido reemplazada tal vez por la frase "El fondo que daña al Estado de Israel manchando su reputación en el mundo a través de mentiras y manipulaciones". ¿Por qué? Debido a ese buen número de organizaciones que el NIF ha estado apoyando cada año, durante muchos años, y que Gitzin de alguna manera se olvidó de mencionar cuando escribió su artículo. Puede resultar difícil recordar a todos ellas.

Si bien el NIF apoya a organizaciones de importancia social, como grupos de mujeres, ecologistas y ambientalistas, también apoya a organizaciones como Breaking the Silence, que - según las cifras publicadas en la web del NIF - recibió 32.000 dólares del fondo en 2015. Se ha revelado con el tiempo, y una vez más, que lo que los miembros de esa organización definen como "testimonios confiables" sobre el abuso sufrido por los palestinos son, en el mejor de los casos, fantasías y exageraciones y, en el peor, mentiras completas.

¿Pruebas establecidas y/o testimonios confiables? No me hagan reír. Todos los intentos del Estado para recibir los datos de Breaking the Silence, para interrogar y enjuiciar a los presuntos responsables de los horrores, han sido rechazados por esa organización con diferentes excusas legales. Y ello se debe a que Breaking the Silence no está interesado en la justicia, si no más bien en calumniar a los soldados del IDF en el mundo.

Gitzin también se olvidó de mencionar a B'Tselem, una organización que recibió 35.000 dólares en apoyo financiero del fondo en 2015 y otros 210.000 dólares en una "donación de donantes" (dinero que el fondo recibe directamente de sus propios donantes para ciertos organismos predeterminados). Me pregunto por qué. Tal vez porque los ciudadanos de Israel todavía recuerdan el papel que jugó B'Tselem en la recolección de testimonios con el propósito de calumniar a Israel en el Informe Goldstone. ¿Tal vez porque los ciudadanos de Israel no creen realmente que la meta de la organización sea mejorar su situación?

El intento de presentar al NIF como un organismo neutral, al que no le mueve una agenda de izquierda radical, es una broma de mal gusto. Aquí hay un pequeño ejercicio: Visiten la web del NIF y busquen una conocida organización en su lista con una orientación nacional. Ojo, no derechista, Dios no lo quiera, sólo una organización que apoya a los soldados del IDF, o que está a favor de asentarse en todo el país (no en Judea y Samaria, por supuesto) o en favor de la aliyá.

En realidad, puedo ahorrartes el esfuerzo. No lo encontrarán. Porque el NIF, al contrario de la imagen social-civil neutral que Gitzin está tratando de difundir, es un  obvio y descarado organismo con una agenda de izquierda radical. Hay una razón por la que la ex presidenta del fondo, Talia Sasson, intentó (pero fracasó) conseguir un lugar en la lista del Meretz para la Knesset. Así que en lugar de lloriquear acerca de los millones que llegan a Israel para las ONG de la derecha, los miembros del New Israel Fund deberían primeramente mirarse al espejo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home